¿Cuánto duran los resultados de este método?

13-07-2017

Ha pasado un año desde que comencé a perder peso. Durante estos meses he bajado 13 kg., recuperado mi autoestima y como mentora, creado un método paso a paso para que cualquier mujer pudiera seguirlo.

Todo eso ya lo sabes, seguramente.

Bien. Pero…

Una de las cosas que más me preocupaban durante este tiempo es que los resultados fueran definitivos. Sería terrible volver a engordar, que todo hubiera sido un espejismo, que sólo pudiera mantenerme en 59 kg unos meses y nada más…

Así que decidí poner a prueba el Método y comprobar si los cambios y la transformación de la que tanto presumo, son reales. Y para siempre.

No creas, no es nada fácil. ¿Y si descubría que estaba equivocada?

¿Y si había estado mintiendo a las mujeres que se me acercaban para comprar mis productos o servicios? ¿Y si mi cuerpo no se había transformado en el de una mujer delgada y estaba privándome y sufriendo sin ser consciente?

¿Y si me estaba engañando a mí misma?

Decidí tirarme a la piscina y ser consecuente con lo que ocurriera.

Así que, sin más, hice un par de cambios en mi forma de comer. Volví a algunas de mis costumbres de antes.

Para empezar, dejé que mi marido me sirviera el plato, en lugar de hacerlo yo misma. Veo el plato y es del tamaño que solía comer hace un año.

Por una parte, mi parte “antigua” pensó: “vas a poder comer todo eso que está ahí”.

Pero…mi otra parte, la nueva, dijo: “uf, eso es el doble de lo que te cabe.”

Dicho y hecho. Empiezo a comer y, efectivamente, cuando voy por la mitad, ya no puedo más.

Sin embargo, decido seguir adelante y hacer como antes. Comerme el plato entero “porque da pena tirarlo”.

Guau. Cuando termino por fin, estoy sobrepasada, hinchada, agotada. Mi estómago está hasta arriba, y no hay disfrute ni satisfacción alguna.

Solo incomodidad.

Me resulta increíble. ¡Antes yo comía así cada día! ¿Cómo podía abusar de esa forma de mi cuerpo?

La experiencia me ha hecho reflexionar muuucho  y quiero compartir contigo lo que descubrí. Sé que te va a ayudar a comprender mejor cómo es el proceso de convertirte en una mujer delgada (que es lo que quieres, y lo que yo quería).

1.- Cuando encuentras el tamaño de la ración perfecta para ti, tu cuerpo la asume con tal fuerza que salirte de ella es un auténtico problema. Aunque tengas un manjar delante.

2.- Eso hace que no pases hambre, y es por una importante razón. Es tu cuerpo quien toma el control, quien decide cuánto comer, en lugar de ti o de cualquier otra persona. Cuando aprendes esto, no hay quien te impida adelgazar.

3.- Aprender sobre ti, tus necesidades, y conectarte con tu cuerpo hace que lo respetes de una forma completamente nueva.

Revisas tus creencias (da pena dejar comida en el plato, no puedo tirar comida, hay que comérselo todo, etc.) y mandas a la porra las que no te sirven ya. Ahora tus prioridades son otras.

Una de ellas es sentirte bien contigo misma y levantarte de la mesa satisfecha y ligera.

Así que, después de la experiencia, puedo decirte algo muy importante:

Mi método FUNCIONA, y lo hace PARA SIEMPRE. Va mucho más allá de perder peso, transforma tu mente, tus emociones y tu cuerpo. Y una vez que estás en ese punto, ya no hay marcha atrás…

Me siento muy feliz de haber hecho esta prueba y ver con mis propios ojos que el cambio es definitivo.

Ojalá pueda enseñarte cómo hacerlo tú también.

Un abrazo grande…

Carmen

Pd.: Sé que voy lenta, pero el Programa Premium para seguir desde casa, en vídeo y a tu ritmo, está casi terminado. Habrá una sorpresa para las chicas que se apunten en la lista de espera…si aún no lo hiciste, envíame un correo a carmenarrobacarmenrobaynapuntocom diciendo “Me interesa”.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com